Por
Sección Noticias

La empresa canadiense Honomobo se dedica a transformar contenedores marítimos en casas, bares o lo que sea. Sus diseños incorporan materiales para mejorar la estructura, pero no para ocultarla, además tienen la particularidad de que para ninguno de sus productos se necesita cimentar el suelo. De manera que sus trasformaciones son funcionales, baratas y móviles sin perder el buen diseño.

Uno de sus últimos proyectos es la creación de un bar dentro de un contenedor marítimo reciclado y preparado con el particular estilo de la marca.

Estos bares que tan solo miden 100 pies cuadrados se pueden colocar en cualquier lugar. Para demostrarlo hicieron una exhibición llevando el contenedor marítimo a lo más alto de una estación de esquí para que los esquiadores pudieran tomar unas cervezas donde por norma general no suele haber un bar.

Como no hay que cimentar la base el Honomobar puede ser ubicado donde se desee y puede volverse a cambiar de sitio continuamente sin ningún coste extra.

El diseño del bar es bastante básico. Hay 2 paredes traseras, una puerta y una barra en forma de L. En la pared posterior hay  estantes para exhibir botellas y vasos. Está adornado con toques elegantes que crean la sensación de un exclusivo bar de alta gama.

Las paredes del contenedor marítimo están expuestas y pintadas de negro, que se compensa con el color claro de la madera. Toda la estructura puede cerrarse cuando no se usa gracias a una persiana enrollable de aluminio y una ventana abatible.

Recommended Posts

Escribir un comentario