Por
Sección Noticias

Cuando una empresa precisa de nuevos bienes materiales para su negocio siempre existe la opción de alquiler o compra. Como es bien sabido en España hay una cultura de compra en la creencia de que un alquiler siempre debe ser más caro que la compra. Sin embargo, en otros países de la Unión Europea, como Francia, las empresas prefieren alquilar según que bienes en vez de comprarlos. Esto les permite ser más dinámicos, crecer rápido en momentos en los que crece el volumen de trabajo y encogerse en caso contrario.

Por ejemplo, en Francia, es típico que grandes supermercados u otras empresas que dispongan de cámaras frigoríficas en sus instalaciones también dispongan de cámaras frigoríficas portátiles auxiliares alquiladas dentro de su recinto.

De esta manera los supermercados tienen más autonomía, sus departamentos de compras tienen la flexibilidad de gestionar las compras sin depender de la capacidad de su almacén frigorífico y evitando los típicos problemas de distancias y horarios de un almacén central o de alquilar espacio en un almacén frigorífico externo. Alquilar cámaras frigoríficas portátiles les permite ampliar y reducir el volumen de  su almacén frigorífico a bajo coste y casi instantáneamente dependiendo de las necesidades del momento, pudiendo optar por ofertas de proveedores que de otra manera serían inviables.

Respecto a los gastos, alquilar cámaras frigoríficas portátiles evita tener que hacer grandes inversiones en tiempo y dinero para tener más espacio refrigerado, no hay que pedir permiso de obra ni se necesita un arquitecto y además no hay que encargarse del mantenimiento. Si las necesidades de espacio de almacén frigorífico disminuyen pueden devolver las cámaras frigoríficas de alquiler y olvidarse de los gastos fijos que tendría con una cámara frigorífica de propiedad  incluso cuando está vacía. A esto hay que añadir que la normativa europea del uso de gases refrigerantes de efecto invernadero es cada vez más estricta y difícil de cumplir por los propietarios de cámaras frigoríficas cosa que también se evita con el alquiler.

Las cámaras frigoríficas portátiles son muy parecidas a los contenedores marítimos y aguantan perfectamente a la intemperie. En Francia se suelen ver en el aparcamiento de grandes supermercados o en la parte de atrás del almacén.

Por esto le aconsejamos que antes de gastar dinero en una nueva cámara frigorífica para su negocio y antes de que pierda la oportunidad de comprar productos a menor precio por no quedarle suficiente espacio en almacén refrigerado valore si le sale a cuenta alquilar una cámara frigorífica portátil.

Lo que sí es seguro es que con una cámara frigorífica portátil de alquiler ahorrará tiempo, dinero en mantenimiento y no tendrá porque tenerla cuando no la necesite.

Posts recientes

Escribir un comentario